Sabiduría ancestral: Cómo el arroz pudo crear un muro casi tan resistente como el hierro - Vision-Times-en-Español
China, China Antigua

Sabiduría ancestral: Cómo el arroz pudo crear un muro casi tan resistente como el hierro

Spread the love

La muralla Songpan fue construida en una montaña en el noroeste de la provincia de Sichuan, China.

A una altitud de poco más de 1,6 km de altura, mide más de 6 km de largo, 12,4 mts. de altura y más de 12 mts. de ancho.

Cada ladrillo macizo pesa más de 29 kg. Fue repujada con elegantes diseños.

La longitud, la altura, el grosor y el diseño hacen que, entre miles de sitios de construcción del patrimonio chino, la muralla Songpan sea única.

aviso

Originalmente construida en la dinastía Tang (618-907), con modificaciones agregadas en la dinastía Ming (1368-1644 d.C.), fue un objetivo militar para todas las partes en guerra entre ellas. Los pesados ladrillos fueron pegados con argamasa hecha de sopa de arroz pegajoso, cal y aceite de árbol de hoja caduca.

La argamasa hecha con una mezcla de sopa de arroz pegajoso y cal, es más fuerte que el mortero hecho de cal pura y es más resistente al agua. Es la razón por la que tantos edificios chinos antiguos siguen en pie después de miles de años.

Se usó mortero de arroz pegajoso para construir templos, muros y casas. Algunos edificios son tan fuertes que ni siquiera las excavadoras o los terremotos pueden destruirlos.

El mortero hecho con una mezcla de sopa de arroz pegajoso y cal es más fuerte que el mortero hecho de cal pura. (Imagen a través de pixabay / CC0 1.0)

¿Cómo funciona la argamasa de arroz pegajoso?

Los científicos han descubierto que es un material que contiene ingredientes orgánicos e inorgánicos especiales. El ingrediente inorgánico es carbonato de calcio y el ingrediente orgánico es amilopectina, que proviene de la sopa de arroz pegajosa en el mortero.

Esto puede suprimir el crecimiento de cristales de sulfato de calcio, formando partículas que están fuertemente unidas. Esta es la razón por la que el mortero de arroz pegajoso puede crear fuertes fortificaciones.

En la antigua China, los trabajadores cocinaban arroz pegajoso hasta que se convertía en una sopa espesa y luego agregaban la cal para hacer el mortero.

La amilopectina, mezclada con carbonato de calcio, formó partículas fuertes y tenaces, mientras que la cal, al ser un conservante, evitó que la amilopectina se pudriera e hizo que el mortero perdurara.

Este es el antiguo secreto detrás de por qué algunos edificios chinos antiguos, han permanecido incluso hasta el siglo actual.

Traducido por Audrey Wang editado por Helen

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.