COVID-19 Archivos - Vision-Times-en-Español

El descenso del 90 por ciento de los casos de COVID-19 en la India sorprende a los expertos

Cuando estalló la pandemia de coronavirus el año pasado, se predijo que las naciones en desarrollo se llevarían la peor parte del brote viral.

Un experto analizó que el número de personas infectadas en India podría incluso superar los 300 millones.

Sin embargo, hasta febrero, India sólo registró 10 millones de infecciones. Aunque es el segundo país del mundo con mayor número de casos de infección, la tasa per cápita es sorprendentemente baja.

Estadísticas cuentan que por millón de habitantes, India sólo tiene 7.894 infecciones. En un país con 1.300 millones de habitantes, ocuparía el puesto 120 según esta métrica.

En cambio, países desarrollados como el Reino Unido, Francia y España tienen 50.000 casos por millón. Estados Unidos, por su parte, registra 85.000 infecciones por millón.

El enorme descenso de los casos de infección en la India

Lo que desconcierta a los expertos es que la India registró un descenso masivo del 90% de las infecciones diarias entre septiembre de 2020 y febrero de 2021.

Nadie tiene una respuesta clara del por qué.

En el punto álgido de la pandemia, India registró 100.000 casos diarios. Ahora, los casos diarios de coronavirus son sólo 11.000.

Según Jayaprakash Muliyil, epidemiólogo y Presidente del Comité Asesor Científico del Instituto Nacional de Epidemiología, en las regiones tropicales se han registrado menos casos de mortalidad en comparación con zonas más frías como Europa y Estados Unidos.

Dado que la India recibe abundante sol, la gente recibe altos niveles de vitamina D que podrían actuar como protección contra el virus.

Otro de los factores que podrían ayudar a la India es la demografía, ya que este país cuenta con una alta proporción de jóvenes.

Además, muchos nativos no trabajan más allá de los 60 años, lo que reduce el riesgo de que las generaciones mayores contraigan el virus.

Muliyil dijo a QZ :

“Casi el 40 por ciento de la población en India es menor de 18 años, y la tasa de mortalidad en este grupo de edad es del 0,001-0,01 por ciento.

En los países occidentales, la esperanza de vida es mayor y la gente vive más tiempo con enfermedades como la diabetes, el cáncer o las afecciones cardíacas.

En consecuencia, hay más personas que viven con diversos trastornos que se añaden a la enfermedad inicial, lo que aumenta las posibilidades de mortalidad”.

El número de muertes por millón en India es de 112. Es una cifra ínfima comparada con las de Estados Unidos, que son 1.521, las de Brasil, 1.141, y las del Reino Unido, 1.753.

Las muertes por millón de Francia, España e Italia también superan los 1.000.

Sólo las personas con un sistema inmunitario fuerte pueden sobrevivir en la India. (Imagen: pixabay/CC0.1.0)

Sayli Udas-Mankikar, experta en política urbana de  Observer Research Foundation de Mumbai, afirma que India está además enfrentando enfermedades mortales como el cólera, la fiebre tifoidea, el dengue, la malaria y la hepatitis.

Millones de personas no tienen acceso a un saneamiento adecuado, agua limpia y alimentos nutritivos.

Sayli dijo que la mayor inmunidad desarrollada debido a la exposición a otras enfermedades mortales podría haberse convertido en una bendición y haber protegido a la población de la India del virus.

Sin embargo, el Dr. Gagandeep Kang, investigador de enfermedades infecciosas del Christian Medical College de Vellore, advierte que estas teorías sólo sirven para generar hipótesis y no deben tomarse al pie de la letra.

Han surgido muchas otras teorías para explicar el descenso de las infecciones.

Algunos sugieren que el país podría haber desarrollado una inmunidad de rebaño, que la gente podría tener una protección preexistente contra el virus, o que el éxito se debe al estricto cumplimiento de las normas de distanciamiento social por parte del público.

Los expertos en salud pública de otros países están estudiando con atención los datos de la India.

Esperan descubrir el misterio que se esconde tras el descenso, de modo que este tipo de medidas puedan reproducirse para reducir las infecciones en todo el mundo.

Es un autor anónimo; prefiere mantenerse lo más alejado posible de los focos.
En cualquier caso, el autor de este artículo sigue de cerca lo que ocurre e informa de ello para que la gente esté bien informada.

Desarrollan mascarilla que puede desactivar el coronavirus en 2 horas

Una empresa española, Bioinicia, ha creado una mascarilla que, según se afirma, es lo suficientemente potente como para desactivar el coronavirus en dos horas.

Un paquete de 25 mascarillas cuesta 72,81 dólares, es decir, unos 2,91 dólares cada una. Las mascarillas están disponibles en México y Europa, además de España, su país de origen.

Las mascarillas están equipadas con filtros especiales que ayudan a destruir y desactivar diferentes tipos de virus, incluido el coronavirus, en un tiempo medio garantizado de dos horas.

La eficacia de las mascarillas es del 100% y se cree que protegen a los usuarios contra el COVID-19.

Bioinicia, la empresa que ha desarrollado esta mascarilla milagrosa, es conocida por su dedicación al desarrollo y fabricación de nanomateriales y participa activamente en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España.

La comercialización de la mascarilla se realiza a través de la página web de la empresa, donde afirman que sus productos están certificados según la norma ISO 13485, la más utilizada en la industria de los productos sanitarios para la gestión de la calidad, lo que garantiza que cumplen los requisitos de la Directiva de Productos Sanitarios de la Unión Europea, el Reglamento de Productos Sanitarios de la UE y otras normativas.

La empresa comercializa sus productos bajo el nombre de su nueva marca Proveil.

Mejor método de filtrado

La mayoría de las mascarillas comunes que existen en la actualidad se fabrican sobre una base de fibras no tejidas de polipropileno fundido.

Estas fibras se mezclan entre las capas y permiten la filtración de pequeñas partículas en el aire debido a las cargas electrostáticas de la superficie que atraerán los elementos a medida que el aire pase por el filtro.

Sin embargo, el efecto electrostático de la máscara sólo funciona en condiciones de sequedad y desaparece rápidamente mientras se utiliza.

La mayoría de las mascarillas normales, si es que tienen filtros, se basan en la carga electrostática de la superficie para atraer y atrapar las partículas cuando el aire pasa por el filtro. (Imagen: vía Dreamstime.com © Martinmark)

La mascarilla Proveil, en cambio, se basa en la filtración mecánica. Esto se consigue mediante el uso de nanofibras que tienen un diámetro más de 10 veces menor que las fibras utilizadas convencionalmente para las mascarillas.

El menor tamaño de los poros no sólo aumenta la eficacia del proceso de filtración del aire, sino que también conserva su eficacia a lo largo del tiempo, lo que supone una gran ventaja frente a los filtros electrostáticos habituales.

La eficacia de filtración de aerosoles de la mascarilla es de hasta el 85%. Según informa entrepreneur.com, uno de los expertos describió la estructura de la mascarilla de la siguiente manera:

“Permite el paso del aire, con un tamaño aproximado de 4 nanómetros, mientras filtra los aerosoles virales, las bacterias y las partículas en suspensión. Se sabe que el tamaño de los virus varía entre 80 y 160 nanómetros”.

La nanofibra utilizada en la máscara fue desarrollada por un investigador del CSIC, José María Lagarón.

Mientras la amenaza del COVID-19 continua, el CSIC y Bioincia han puesto todos sus recursos para ayudar al país y colaborar en el proceso de desarrollo de equipos de protección más eficaces.

Ambos organismos han puesto todos sus recursos en el desarrollo de este filtro para proteger a los trabajadores esenciales del virus mortal.

La empresa también ha modificado su planta de fabricación de productos farmacéuticos para convertirla en una planta de producción de mascarillas Proveil.

La empresa también ha declarado que la tecnología utilizada para fabricar las máscaras Proveil se suministrará a todos los fabricantes de mascarillas de Europa.

Bioincia ha puesto todos sus recursos en el desarrollo de equipos de protección más eficaces para las personas. (Imagen: vía Dreamstime.com © Pv Productions)

Disponibilidad de las nuevas máscaras

La forma más habitual de adquirir esta nueva mascarilla es a través de la tienda online de Bioinicia. Sin embargo, en su página web se indica que sólo pueden enviar los pedidos dentro de la propia España.

La empresa fabricante de mascarillas tiene la intención de llevar su distribución a otros canales de comercialización, como farmacias, droguerías, etc., en toda España, México y países europeos.

Jack Roberts es un autor que se especializa en eventos mundiales y geopolítica global.

A Zuckerberg le preocupa que las vacunas COVID-19 alteren el ADN

A un año de la muerte del “Denunciante de Wuhan” los chinos recuerdan el encubrimiento de la pandemia

5 cosas que debes saber antes de vacunarte contra el coronavirus

Por Steven Li

Con la reciente autorización del uso de emergencia de las vacunas contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech y Moderna en diciembre de 2020, la esperanza del posible fin de la pandemia está en el horizonte.

Sin embargo, a continuación exponemos cinco razones para tener en cuenta antes de ponerse las inyecciones.

La siguiente información se basa en los resultados de la legislación de Estados Unidos y en vacunas existentes en ese territorio. Para cualquier otra información, consultar en los organismos indicados de sus respectivos países.

1. Efectos adversos de las vacunas

Las vacunas son una de las únicas intervenciones médicas que se administran a personas sanas, para ayudar a prevenir infecciones.

Especialmente a los niños pequeños, una notificación precisa de los reacciones adversos y pruebas rigurosas que garanticen seguridad y eficacia, son vitales para evitar daños irreversibles futuros.

Desafortunadamente, es común que no se notifican los efectos adversos de las vacunas.

En Estados Unidos, la Agencia para la Calidad de la Investigación Sanitaria (Agency for Healthcare Research Quality AHRQ) utilizó un mecanismo de análisis de grupos, un método de conteo de inteligencia artificial.

En esta investigación, se descubrió que la tasa real de lesiones por vacunas fue de aproximadamente 2.6% entre 2006 y 2009Es decir, 1 de cada 40 personas sufrió una reacción adversa.

Dado que menos del 1% de los efectos adversos de las vacunas se notifican a la FDA, los programas de salud pública tienen una capacidad limitada, para responder a las vacunas problemáticas de manera oportuna y segura [1].

A los trabajadores de la salud se les provee un área de recuperación posterior a la vacunación para monitorear cualquier efecto secundario inmediato, luego de que reciben su primera dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech Covid-19 (Imagen de fernando zhiminaicela en Pixabay)

Según el Rastreador de Datos Covid de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), hasta el 27 de enero de 2021, se habían administrado más de 13 millones de dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech y 11 millones de dosis de la vacuna Moderna.

VAERS y la vacuna del COVID-19

Utilizando datos del Sistema de notificación de efectos adversos de vacunas (VAERS) del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EE.UU y la herramienta de búsqueda CDC WONDER, se descubrió una amplia gama de posibles reacciones adversas a estas vacunas contra el coronavirus.

Los informes de VAERS no se envían automáticamente y son archivados por cualquier persona, incluidos profesionales médicos, pacientes y miembros de la familia.

El sitio web de VAERS establece que :

“VAERS no está diseñado para detectar si una vacuna causó un evento adverso, pero puede identificar patrones de notificación inusuales o inesperados, que podrían indicar posibles problemas de seguridad que requieren una mirada más cercana”. 

Las reacciones adversas informadas son preocupaciones importantes de seguridad, que deben evaluarse e informarse al público en general, para que las personas puedan dar su consentimiento informados con datos precisos  todos los posibles riesgos y beneficios.

Se lee en la imagen “Centro de vacunación” (Imagen de Wilfried Pohnke en Pixabay)

Algunos de los efectos secundarios más comunes descubiertos en la vacuna Covid-19 fueron:

  • Fiebre,
  • Escalofríos,
  • Sofocos,
  • Fatiga,
  • Dolores de cabeza,
  • Hormigueo,
  • Entumecimiento,
  • Disminución de la sensibilidad,
  • Náuseas,
  • Dolor en el lugar de la inyección,
  • Sarpullido y
  • Dolores o molestias difusas.

Según identificaciones de VAERS en EE.UU., hubieron:

  •  148 muertes,
  • 287 hospitalizaciones,
  • 96 casos de shock o reacciones anafilácticas,
  • 62 casos de anosmia con pérdida del gusto u olfato,
  • 99 casos de dolor o debilidad facial,
  • 528 casos de insuficiencia de respiración en reposo o esfuerzo,
  • 122 casos de pérdida del conocimiento o síncope,
  • 204 casos de opresión en la garganta y
  • 95 casos de visión borrosa o deficiente.

Cabe destacar que cientos de reacciones adversas significativas no se incluyeron en los recuentos anteriores. Aunque las descripciones incluían reacciones graves, el nombre del síntoma era vago, como “electrocardiograma”, “fatiga, o “dolor”.

Así también en los ensayos clínicos de fase III en curso para ambas vacunas, las reacciones adversas solo se solicitan dentro de los 7 días posteriores a la primera o segunda dosis .

Las reacciones adversas no solicitadas se registran posteriormente, pero informar de estos eventos corresponde a los propios receptores de la vacuna [3, 4].

En otras palabras, si después de la inyección de la vacuna contra el coronavirus un paciente sufre una reacción adversa grave el día 8, el evento no se informa, a menos que el receptor de la vacuna o alguien que conozca al receptor, decida informar el evento por cuenta propia.

2. Las empresas farmacéuticas tienen un historial de fraude criminal y no se hacen responsables de las lesiones relacionadas con las vacunas

Según la Ley Nacional de Lesiones por Vacunas Infantiles de 1986 (también conocida como la Ley de Vacunas) de Estados Unidos aprobada por el Congreso, dice lo siguiente:

“Si una vacuna hiere a una persona, sin importar cuán tóxicos sean los ingredientes o cuán grave sea la lesión, las compañías farmacéuticas no se hacen responsables.

En cambio, cuando una de las partes presenta un reclamo de daño que podría estar relacionado con una vacuna, el caso es revisado por el Programa de Compensación por Lesiones por Vacunas y enviado para ser defendido en un tribunal federal de reclamos o para ser compensado por un programa gubernamental”. 

En otras palabras, las empresas farmacéuticas no tienen que pagar una compensación porque en su lugar se utiliza dinero de los impuestos [5].

Recientemente, el 4 de febrero de 2020, Alex Azar, Secretario de Salud y Servicios Humanos, invocó la Ley de Preparación Pública y Preparación para Emergencias de 2005.

Esta es una ley de inmunidad general que brinda protección legal a Pfizer, Moderna y a otros productores de vacunas de manera que no sean responsables de los efectos secundarios, sin importar cuán severos sean [6]. 

La lista de enfermedades compensadas, discapacidades, lesiones o condiciones asociadas con las vacunas, se detalla aquí .

Píldoras antidepresivas Paxil. La Administración de Alimentos y Medicamentos pidió a los fabricantes de antidepresivos populares que agreguen o refuercen las advertencias relacionadas con el suicidio en sus etiquetas, así como la posibilidad de empeorar la depresión, especialmente al comienzo del tratamiento o cuando se aumentan o disminuyen las dosis. (Screenshot: Paxil)

Según ProPublica, las grandes empresas farmacéuticas que incluyen a los principales productores de vacunas tienen un historial de fraude criminal en serie.

Cuatro de los 10 principales fabricantes de vacunas del mundo son Pfizer, Merck & Co, GlaxoSmithKline y Sanofi.

En septiembre de 2009, Pfizer recibió una multa de 2.300 millones de dólares y se declaró culpable de etiquetar erróneamente Bextra, un analgésico, con la “intención de defraudar o engañar”, alentando a que la droga se tomara en dosis peligrosamente altas.

Pfizer también supuestamente promovió ilegalmente otras tres drogas, llamadas Geodon, Zyvox y Lyrica.

En noviembre de 2011, Merck fue multada con 950 millones de dólares por promover ilegalmente el analgésico Vioxx y hacer declaraciones falsas o engañosas sobre la seguridad cardíaca del medicamento a pesar de su asociación con ataques cardíacos. 

En julio de 2012, GlaxoSmithKline pagó 3.000 millones de dólares por la promoción falsa de medicamentos, incluido el etiquetado erróneo del antidepresivo Paxil y por no comunicar a la FDA los datos de seguridad del medicamento contra la diabetes Avandia.

En diciembre de 2012, Sanofi-Aventis pagó 109 millones de dólares para resolver las acusaciones de animar ilegalmente a los médicos a comprar sus productos dando unidades gratuitas del fármaco para la inflamación de las articulaciones Hyalgan.

Esta empresa también presentó informes de precios falsos por valor de millones de dólares a los programas de atención sanitaria del gobierno de Estados Unidos [7].

3. Muchas de las vacunas administradas hoy en día, no han sido evaluadas frente a un verdadero placebo

Las vacunas son el único producto médico que no tiene que someterse a pruebas de seguridad contra un verdadero placebo.

De hecho, varias de las vacunas que se administran a los niños hoy en día como obligatorias, nunca han sido sometidas a pruebas de placebo reales.

Los CDC definen el placebo como “una sustancia o tratamiento que no tiene ningún efecto en los seres humanos” [8]. El documento de la Consulta de Expertos de la OMS de 2013 afirma:

“En lugar de un placebo, se administra una vacuna contra una enfermedad, que no es el objetivo del ensayo, a participantes que no reciben la vacuna del ensayo”.

Como alternativa, se utilizan vacunas “complementarias”:

“La vacuna del ensayo o el producto placebo se mezclan con una vacuna existente no estudiada en el ensayo”.

En otras palabras, muchas vacunas no se prueban contra un verdadero placebo y en su lugar se prueban contra otras vacunas que contienen los mismos o similares ingredientes tóxicos presentes en todas las vacunas.

De hecho, la OMS admite que:

“Puede ser difícil o imposible evaluar completamente la seguridad y la reactogenicidad de la vacuna del ensayo, aunque su eficacia suele poder evaluarse satisfactoriamente” [9].

Como ejemplo, los datos de ensayos clínicos del Instituto Nacional de Salud (NIH) muestran que la vacuna contra la hepatitis B Engerix B (recombinante) de GlaxoSmithKline, se probó con vacunas derivadas de plasma en lugar de un verdadero placebo.

Los resultados de este estudio mostraron que la vacuna contra la hepatitis B no causó más daño que el que causarían otras vacunas, y este fue el estándar de medida utilizado para su adopción.

Además, los individuos fueron controlados sólo durante los 4 días siguientes a la administración del fármaco, por lo que no se informó de los pacientes que sufrieron reacciones adversas leves o graves el día 5 o más tarde [10].

Así también, se realizaron siete ensayos clínicos con la vacuna Gardasil de Merck, con 15.706 participantes que recibieron Gardasil, 13.023 participantes que recibieron sulfato de hidroxifosfato de aluminio amorfo (AAHS) que comúnmente está presente en las vacunas y 594 participantes que recibieron un placebo de solución salina.

Sin embargo, dado que el grupo de placebo de solución salina se combinó con el grupo de control de AAHS mucho más grande, los estudios compararon principalmente Gardasil con ingredientes tóxicos presentes en Gardasil y otras vacunas.

Nuevamente, solo se demostró que Gardasil no causa más daño que otras vacunas [11] y, por lo tanto, se aprobó su uso.

4. Ensayos de vacunas contra el coronavirus: calendario acelerado con pruebas en adultos sanos y estables y riesgos desconocidos a largo plazo

Con respecto a los ensayos de la vacuna contra el coronavirus, durante varios meses se ha librado una batalla larga y reñida para convencer a la FDA de que modifique las pautas federales.

La Red de Acción de Consentimiento Informado (ICAN), en respuesta al ensayo de vacuna contra el coronavirus de fase III realizado por AstraZeneca y la Universidad de Oxford en Inglaterra, admitió que estaba usando una vacuna diferente llamada Menveo en lugar de un verdadero placebo como control.

ICAN presentó una petición en junio de 2020 para requerir un control con placebo y realizar un seguimiento de la seguridad a largo plazo.

Sólo después de esta petición, la FDA modificó su posición y emitió una guía de emergencia para la industria, según la cual todos los ensayos clínicos debían utilizar un control de placebo.

Se presentaron numerosas peticiones y demandas posteriores de la ICAN para promover aún más la seguridad de las vacunas, como exigir el seguimiento de los acontecimientos adversos durante más tiempo; estos documentos se pueden encontrar en el sitio web de la ICAN.

Es importante señalar que en estos ensayos de vacunas no se estudia la propagación de la enfermedad ni si el receptor de la vacuna puede seguir transmitiendo el coronavirus a otras personas [12].

Estos estudios tampoco miden la duración de la protección, la eficacia de la protección contra las nuevas variantes del coronavirus, ni la eficacia de la vacuna en personas que han tenido previamente una infección por coronavirus.

“El plazo del desarrollo de una vacuna es entre 5 a 10 años”

Según Johns Hopkins, el plazo de desarrollo de una vacuna suele ser de 5 a 10 años, o más, para determinar si una vacuna es segura y eficaz, someterse a la aprobación reglamentaria y fabricarse para su distribución.

Algunos ensayos con coronavirus han combinado las fases 1 y 2 para ahorrar tiempo, mientras que otros han combinado las fases II y III.

Los fabricantes de vacunas suelen esperar a que se completen los análisis de la fase III del ensayo antes de presentar una solicitud de licencia biológica con datos sobre la seguridad, la respuesta inmunitaria y la eficacia de la vacuna para su revisión y aprobación [13].

El 11 de diciembre de 2020, la FDA emitió una autorización de uso de emergencia (EUA) para que la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech se distribuya en EEUU, siendo que los estudios de seguridad y eficacia aún están en curso.

Poco después, el 18 de diciembre de 2020, la FDA otorgó la autorización a la vacuna contra el coronavirus de Moderna [14].

Es probable que la aprobación total para estas vacunas contra el coronavirus no ocurra hasta varios meses después. Ambas vacunas se están estudiando en adultos sanos, por lo que los resultados no pueden aplicarse directamente a todo el mundo.

Los CDC recomiendan no recibir la vacuna contra el coronavirus si se es gravemente alérgico a alguno de los ingredientes [15].

El ensayo clínico de fase III de Pfizer incluye a personas sanas de 12 años o más y excluye a los sujetos con antecedentes de coronavirus, tratamiento con inmunosupresores, diagnóstico de una enfermedad inmunodepresiva o que estén embarazadas o en periodo de lactancia [4]

Según los CDC, los inmunosupresores que pueden debilitar el sistema inmunológico, como los corticosteroides orales o intravenosos, se utilizan habitualmente en enfermedades como la artritis reumatoide, el lupus y la enfermedad inflamatoria intestinal [16]

De manera similar, el ensayo clínico de Fase III de Moderna incluye adultos sanos o adultos con afecciones médicas preexistentes que se encuentran en condición estable sin cambios significativos en el tratamiento u hospitalizaciones durante los últimos tres meses, y excluye a las personas que están embarazadas, amamantando o en tratamiento inmunosupreso o estado inmunodeficiente [17].

5. Durante 30 años el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU, no ha proporcionado informes de seguridad al Congreso 

Según la organización sin fines de lucro PR Newswire, Informed Consent Action Network (ICAN) demandó con éxito al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de Estados Unidos en 2018, después de que el HHS se negara a consentir una solicitud de la Ley de Libertad de Información (FOIA) de ICAN durante ocho meses.

Desde 1988, el HHS debe presentar informes sobre las mejoras realizadas en la seguridad de las vacunas cada dos años. Sin embargo, el HHS se negó a hacer públicos estos informes y finalmente admitió que los informes no existían.

Del Bigtree, fundador de ICAN, declaró:

“La Ley Nacional de Lesiones por Vacunación Infantil de 1986 concedió inmunidad económica a las empresas farmacéuticas por las lesiones causadas por las vacunas…

Es evidente que el HHS no tiene ni idea del perfil de seguridad real de las 39 dosis y, cada vez más, de vacunas que se administran antes del año de edad, incluso en el útero” [18].

La esperanza es que esta demanda anime al HHS a tomarse más en serio la seguridad de las vacunas”.

Además, las Juntas de Supervisión de Datos y Seguridad (DSMB) que supervisan los ensayos de vacunas contra el coronavirus, pueden tener conflictos de intereses.

Se supone que estas juntas son independientes, pero sus miembros se seleccionan en secreto y se reúnen en privado.

Una investigación exhaustiva de la ICAN reveló probables conflictos de intereses con los miembros Dr. Richard Whitley y Dra. Kathryn Edwards, cuyas identidades fueron reveladas por error.

Supuestamente, estos médicos han sido consultores de numerosas empresas farmacéuticas, ponentes pagados y se han beneficiado económicamente de estas empresas [19].

A primera vista, los análisis preliminares de los ensayos de fase III de las vacunas contra el coronavirus parecen prometedores, con una eficacia del 95% en los ensayos de vacunas de Pfizer y BioNTech y una eficacia del 94,1% en el ensayo de vacunas de Moderna y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID).

Sin embargo:

  • los antecedentes penales de los principales productores de vacunas,
  • la aplicación de directrices más estrictas de la FDA sólo después de las peticiones y demandas de la ICAN,
  • la posible parcialidad de los supervisores DSMB,
  • la falta de datos a largo plazo y
  • la falta de determinación de si los receptores de la vacuna pueden transmitir el coronavirus a otros, no infunden confianza en que los intereses del público sean una prioridad absoluta.

Aunque existen enormes beneficios potenciales para las nuevas vacunas contra el coronavirus, se deben tener en cuenta la cronología acelerada, los riesgos desconocidos a largo plazo y la historia cuestionable de los productores de vacunas. 

Te alentamos a hacer tu propia investigación y a tomar tus propias decisiones.

Referencias

[1] R. Lazarus, “Electronic Support for Public Health–Vaccine Adverse Event Reporting System (ESP:VAERS),” The Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ) U.S. Department of Health and Human Services, Rockville, Maryland, 2011.
[2] CDC, “About The Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS),” 15 January 2021. [Online]. Available: https://wonder.cdc.gov/controller/datarequest/D8. [Accessed 15 January 2021].
[3] L. Baden, H. El Sahly, B. Essink, K. Kotloff, S. Frey, R. Novak, D. Diemert, S. Spector, N. Rouphael, C. Creech, J. McGettigan, S. Kehtan, N. Segall, J. Solis, A. Brosz, C. Fierro, H. Schwartz, K. Neuzil, L. Corey, P. Gilbert, H. Janes and D. Follmann, “Efficacy and Safety of the mRNA-1273 SARS-CoV-2 Vaccine,” 30 December 2020. [Online]. Available: https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2035389. [Accessed 2 January 2021].
[4] F. Polack, S. Thomas, N. Kitchin, J. Absalon, A. Gurtman, S. Lockhart, J. Perez, M. G. Pérez, E. Moreira, C. Zerbini, R. Bailey, K. Swanson, S. Roychoudhury, K. Koury, P. Li, W. Kalina, D. Cooper, R. J. Frenck, L. Hammitt, Ö. Türeci and H. Nell, “Safety and Efficacy of the BNT162b2 mRNA coronavirus Vaccine,” N Engl J Med, vol. 383, no. 27, pp. 2603-2615, 31 December 2020.
[5] J. Hamblin, “https://www.theatlantic.com/health/archive/2019/05/vaccine-safety-program/589354/,” 14 May 2019. [Online].
[6] CNBC, “You can’t sue Pfizer or Moderna if you have severe Covid vaccine side effects. The government likely won’t compensate you for damages either,” 17 December 2020. [Online]. Available: https://www.cnbc.com/2020/12/16/covid-vaccine-side-effects-compensation-lawsuit.html.
[7] L. Groeger, “Big Pharma’s Big Fines,” 24 February 2014. [Online]. Available: https://projects.propublica.org/graphics/bigpharma.
[8] CDC, “Vaccines & Immunizations – Glossary,” 30 July 2020. [Online]. Available: https://www.cdc.gov/vaccines/terms/glossary.html.
[9] WHO, “Expert Consultation on the Use of Placebos in Vaccine Trials,” 2013. [Online]. Available: https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/94056/9789241506250_eng.pdf;jsessionid=CEC55188988B99746BBB3E834C50A273?sequence=1.
[10] GlaxoSmithKline, “ENGERIX-B,” 2007. [Online]. Available: https://dailymed.nlm.nih.gov/dailymed/archives/fdaDrugInfo.cfm?archiveid=17369.
[11] Merck, “Highlights of Prescribing Information,” 2011. [Online]. Available: https://www.merck.com/product/usa/pi_circulars/g/gardasil/gardasil_pi.pdf.
[12] ICAN, “coronavirus Vaccine Clinical Trials: Failure to Properly Assess Safety and Efficacy,” November 2020. [Online]. Available: https://www.icandecide.org/ican_covid/covid-19-vaccine-clinical-trials-failure-to-properly-assess-safety-and-efficacy/.
[13] Johns Hopkins, “Vaccine Research Development,” 2020. [Online]. Available: https://coronavirus.jhu.edu/vaccines/timeline.
[14] FDA, “coronavirus Vaccines,” December 2020. [Online]. Available: https://www.fda.gov/emergency-preparedness-and-response/coronavirus-disease-2019-covid-19/covid-19-vaccines.
[15] J. Ries, “Here Are the CDC Guidelines for Allergic Reactions to coronavirus Vaccines,” 21 December 2020. [Online]. Available: https://www.healthline.com/health-news/here-are-the-cdc-guidelines-for-allergic-reactions-to-covid-19-vaccines.
[16] CDC, “If You Are Immunocompromised, Protect Yourself From coronavirus,” 16 December 2020. [Online]. Available: https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/need-extra-precautions/immunocompromised.html.
[17] NIH, “A Study to Evaluate Efficacy, Safety, and Immunogenicity of mRNA-1273 Vaccine in Adults Aged 18 Years and Older to Prevent coronavirus,” 28 October 2020. [Online]. Available: https://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT04470427?term=moderna&cond=coronavirus&draw=2.
[18] PR Newswire, “ICAN vs. HHS: Key Legal Win Recasts Vaccine Debate,” 14 September 2018. [Online]. Available: https://www.prnewswire.com/news-releases/ican-vs-hhs-key-legal-win-recasts-vaccine-debate-300712629.html.
[19] ICAN, “coronavirus Vaccines: Clinical Trials,” 2020. [Online]. Available: https://www.icandecide.org/covid-backup/vaccinetrials/.
Steven Li, profesional médico que posee títulos de posgrado adicionales en fisiología y negocios. Tiene pasión por difundir en el mundo positividad y verdad. Cuenta con experiencia en artes escénicas musicales.

Conflicto de intereses en equipo de OMS que investiga orígenes de Covid-19

Por David Wagner

La Organización Mundial de la Salud (OMS) inició su investigación en China para intentar descubrir pruebas sobre los orígenes del Covid-19, pero existe un grave conflicto de intereses con uno de sus principales investigadores: Peter Daszak, quien tiene conexiones con el Instituto de Virología de Wuhan.

Se especula que el Instituto de Virología de Wuhan podría haber sido el lugar donde se originó el virus, con la posibilidad de que haya sido diseñado estratégicamente.

Daszak, descartó todo esto como “teoría de conspiración”.

¿Quién es Peter Daszak?

Daszak es un científico británico y presidente de EcoHealth Alliance.

Según el Daily Mail, Daszak : “usó gran parte del año pasado tratando de contrarrestar las afirmaciones de una posible fuga de laboratorio”.

Cabe aclarar que este científico es amigo de Shi Zhengli, la científica de Wuhan conocida como “Batwoman” por sus viajes de búsqueda del virus en cuevas.

En su investigación sobre murciélagos, Daszak fue coautor de artículos científicos con Zhengli y ayudó a canalizar los fondos del gobierno de Estados Unidos a su trabajo en el Instituto de Virología de Wuhan.

“Los correos electrónicos publicados a través de solicitudes de libertad de información, demostraron que Daszak  reclutó a algunos de los principales científicos del mundo, para contrarrestar las afirmaciones de una posible fuga de laboratorio…

Redactó su declaración atacando las “teorías de conspiración que sugieren que Covid-19 no tiene un origen natural” y luego persuadió a otros 26 científicos destacados para que lo respaldaran”, informó Daily Mail.

Imagen de Michal Jarmoluk en Pixabay
La presión acumulada del resto del mundo llevó finalmente a la OMS a realizar una investigación en China (Imagen representativa de Michal Jarmoluk en Pixabay)

El pasado 29 de enero comenzó la investigación de la OMS en China, una vez que Daszak y sus compañeros investigadores extranjeros terminaron su cuarentena de 14 días.

La investigación fue solicitada por muchos que están preocupados por el papel de China en la pandemia, agravados por su falta de transparencia.

La presión acumulada del resto del mundo llevó finalmente a la OMS a realizar una investigación en China, para intentar descubrir los orígenes del virus.

OMS investigará laboratorio de Wuhan en busca del origen del coronavirus

Se ha señalado al laboratorio de virología de Wuhan como el origen más probable del virus, aunque sigue siendo controvertido si el virus fue liberado y manipulado intencionadamente o no.

Durante su reciente cuarentena de 14 días, Daszak declaró al podcast Going Viral, que el equipo de investigadores de la OMS inspeccionaría el mercado de marisco de Wuhan y que no tenía previsto visitar inmediatamente el Instituto de Virología de Wuhan.

Pero, estipuló que “si las pruebas dicen que debemos ir al laboratorio, lo haremos”, informó el New York Post.

Según pandemic.news, la OMS se negó a responder preguntas sobre si investigó o no los antecedentes de Daszak, antes de contratarlo para desempeñar un papel destacado en su equipo de investigadores.

La OMS afirmó:

“Peter Daszak es un ecologista de enfermedades que ha pasado 20 años analizando orígenes, causas y tendencias de enfermedades emergentes, como el SARS, Nipah, MERS, la gripe aviar y Covid-19”

“Todos los expertos que participan en los grupos de expertos de la OMS están firmando declaraciones de interés”.

 

David Wagner se graduó de la Universidad de Manitoba con una Licenciatura en Religión en Sociología.

Está interesado en la psicología de las creencias religiosas e ideológicas y la relación entre las religiones y el estado en los países totalitarios.

 

El COVID-19 puede haber escapado del laboratorio de Wuhan, dice Departamento de Estado

Varios investigadores del Instituto de Virología de Wuhan (WIV), desarrollaron síntomas indicativos de COVID-19 meses antes de que las autoridades chinas anunciaran el brote a fines de 2019, según una hoja informativa publicada por el Departamento de Estado de EE. UU, en la noche del viernes 15 de enero.

El anuncio agrega peso a una teoría común pero difícil de verificar, de que el nuevo brote de coronavirus comenzó cuando el patógeno escapó de los confines de la instalación de bioinvestigación de alta seguridad, en lugar de saltar naturalmente de los animales a los humanos.

Cualquier país que no sea China

“Cualquier país responsable habría invitado a investigadores de la salud mundial a Wuhan a los pocos días de un brote”,

dijo el Departamento de Estado.

“En cambio, China rechazó las ofertas de ayuda, incluso de Estados Unidos, y castigó a los valientes médicos, científicos y periodistas chinos que intentaron alertar al mundo sobre los peligros del virus”.

También se produce cuando la Organización Mundial de la Salud comienza su investigación in situ, retrasada durante mucho tiempo, del virus SARS-CoV-2 y sus orígenes en China.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que su departamento estaba poniendo a disposición “Nueva información sobre las actividades dentro de los laboratorios del gobierno de China en 2019” para ayudar a los esfuerzos de la OMS.

Según el máximo diplomático, Washington “Tiene motivos para creer que varios investigadores dentro del WIV, se enfermaron en otoño de 2019, antes del primer caso identificado del brote”, según, el comunicado de Pompeo.

El hecho de que los empleados sufrieran síntomas consistentes con COVID-19 “Plantea dudas sobre la credibilidad del investigador principal de WIV, Shi Zhengli”, quien afirmó una tasa de “infección cero” entre el personal y los estudiantes del laboratorio.

Ni transparente ni consistente

Según relatos oficiales chinos, los primeros casos conocidos del nuevo coronavirus aparecieron en diciembre de 2019.

Sin embargo, las autoridades del Partido Comunista amordazaron los primeros informes sobre el virus, afirmando durante semanas que no había evidencia de que pudiera transmitirse entre humanos.

El líder chino Xi Jinping y otros funcionarios solo admitieron el contagio de persona a persona el 20 de enero de 2020, después de que la migración del Año Nuevo chino estaba en pleno apogeo y se habían confirmado múltiples casos en el extranjero.

Un trabajador pasa junto a una pantalla de termómetro electrónico mientras continúa la construcción en el hospital de Wuhan Huoshenshan, el 30 de enero de 2020 en Wuhan, China. (Credito: Ketut Subiyanto/Pixabay).

“Cualquier país responsable habría invitado a investigadores de la salud mundial a Wuhan a los pocos días de un brote”,

informa el Departamento de Estado.

“En cambio, China rechazó las ofertas de ayuda, incluso de Estados Unidos, y castigó a los valientes médicos, científicos y periodistas chinos que intentaron alertar al mundo sobre los peligros del virus”.

Particularmente sospechoso

Las autoridades chinas afirmaron inicialmente que el coronavirus saltó naturalmente de los animales a los humanos, posiblemente en condiciones insalubres en un mercado húmedo en Wuhan, que se encuentra en la provincia central de Hubei.

El Departamento de Estado dice que WIV había estado investigando coronavirus similares al SARS-CoV-2 desde al menos 2016.

Pompeo dijo que el Instituto, que es la única instalación de bioinvestigación con nivel de seguridad P4 en China, no estaba al tanto de su estudio de los patógenos, y que los vínculos del WIV con el ejército chino lo hacían particularmente sospechoso.

“Desde el brote, el WIV no ha sido transparente ni coherente en su trabajo con RaTG13 u otros virus [corona] similares, incluidos posibles experimentos de ‘ganancia de función’ para mejorar la transmisibilidad o la letalidad”.

“A pesar de que la WIV se presenta a sí misma como una institución civil, la WIV ha colaborado en publicaciones y proyectos secretos con el ejército de China. La WIV se ha dedicado a investigaciones clasificadas, incluidos experimentos con animales de laboratorio, en nombre del ejército chino desde al menos 2017”,

dijo el Departamento de Estado.

Según la hoja informativa, el Partido Comunista Chino (PCCh) continúa “reteniendo información vital que los científicos necesitan para proteger al mundo de este virus mortal y del próximo”.

Al 16 de enero, la pandemia ha enfermado a casi 100 millones de personas en todo el mundo. Más de 2 millones han muertos.

La política del coronavirus y el laboratorio P4 de Wuhan

La presencia de WIV en la misma ciudad donde se registraron por primera vez las infecciones por SARS-CoV-2 ha alimentado la especulación generalizada desde el comienzo de la pandemia.

En mayo pasado, Pompeo dijo que las agencias de inteligencia estadounidenses tenían “enormes evidencias” que sugieren el origen del virus en laboratorio, pero no dio más detalles en ese momento.

El observador de China Bill Bishop tuiteó el 15 de enero que, según una fuente, la iniciativa para exponer los vínculos entre el coronavirus y el WIV fue más allá de Mike Pompeo, quien deja el cargo el 20 de enero junto con el resto de la administración Trump.

“Será interesante si o cómo el equipo Biden da seguimiento a estas acusaciones”,

escribió Bishop.

Los estándares de seguridad en las instalaciones chinas son sospechosos.(Crédito: TheDigitalArtist /Pixabay).

Los estándares de seguridad en las instalaciones chinas son sospechosos.

La hoja informativa del Departamento de Estado señala que en 2009, el virus del SARS se liberó accidentalmente de un laboratorio de Beijing que estudiaba el coronavirus que en 2002 y 2003 se propagó desde China por todo el mundo y mató a más de 10,000 personas.

SinoInsider

Un informe especial publicado en mayo pasado por la consultora de riesgo político de China SinoInsider, al examinar la evidencia disponible y la reacción del PCCh al COVID-19, concluyó que existía una gran posibilidad de que el patógeno hubiera escapado del laboratorio de bioinvestigación de nivel P4 de Wuhan en Septiembre de 2019.

El informe SinoInsider, que se centra en los efectos de la pandemia en los círculos políticos de la élite china, señala varias coincidencias sospechosas.

Estos incluyen la realización de simulacros relacionados con la liberación accidental de un coronavirus en el Aeropuerto Internacional de Wuhan Tianhe en septiembre de 2019, y el repentino aumento en el valor de las acciones de CanSino Biologics Incs, una compañía farmacéutica que cotiza en Hong Kong.

En marzo de 2020, CanSino Biologics anunció que estaba desarrollando una vacuna para el SARS-CoV-2.

Liderando el desarrollo de la vacuna estuvo la mayor general militar china Chen Wei y su equipo de investigadores que habían sido enviados anteriormente a Wuhan.

Según el economista chino con sede en Taiwán Wang Hao, uno de los cuatro accionistas mayoritarios de CanSino Biologics se convirtió en miembro de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino en marzo de 2018.

La investigación del Mayor General Chen sobre la vacuna podría haber comenzado en septiembre u octubre de 2019, con funcionarios bien informados del PCCh haciendo subir el precio de las acciones de CanSino Biologics al proporcionar a la compañía un flujo de inversión.

La acelerada vacuna china contra el coronavirus no garantiza ser eficaz

Recientemente el gobierno chino aprobó la vacuna del virus del PCCh, desarrollada por la empresa estatal Sinopharm.

En una conferencia de prensa del 31 de diciembre, el Consejo de Estado anunció que la vacuna Inactiva de la compañía, fue aprobada por la Administración de Drogas.

Las vacunas desarrolladas por Pfizer y Moderna, que fueron aprobadas para su uso en EE.UU, tienen una tasa de eficacia del 95 por ciento y 94,1 por ciento, respectivamente.

Sin embargo, la vacuna desarrollada por Sinopharm sólo tiene una tasa de eficacia del 79,34 por ciento.

Ante esto, muchos expertos están preocupados de que la vacuna china no sea tan efectiva en la eliminación de la pandemia del coronavirus.

La vacuna no muestra ser eficaz

Algunos informes señalan que las personas que han recibido la vacuna acabaron contrayendo el virus a pesar de que la mayoría de ellos fueron inoculados por Sinopharm antes de salir de China.

Este es el caso de Angola, en donde 16 empleados chinos fueron detectados con la infección a pesar de haber sido inyectados con la famosa vacuna contra el virus mundial.

En una entrevista con CCTV, canal oficial de televisión de China respaldado por el régimen chino, Zhong Nanshan, experto en respiración, expresó su preocupación por la eficacia de Sinopharm.

“Es un error poner todas las esperanzas en la vacuna.

Después de la vacunación, nadie sabrá si desarrollará o no anticuerpos o si habrá síntomas o no después de ser inyectado.

En cuanto a si [alguien que se inyecta la vacuna] puede transmitir la enfermedad a otros, nadie sabe tampoco”, indicó en la entrevista.

Reacciones adversas

Tao Lina, experto en vacunas de Shanghai, analizó el manual de instrucciones de la vacuna y encontró numerosos problemas con esta.

Él concluyó que hay un total de 73 condiciones sistémicas/locales enumeradas en la columna de “reacciones adversas” y la describió como “la vacuna más insegura del mundo”.

Uno de los efectos secundarios de la vacuna Sinopharm es el dolor de cabeza. Imagen: “La niña enferma”, 1882, Statens Museum for Kunst por Michael Peter Ancher, dominio público Wikimedia commons / 147457

Entre algunos de los efectos secundarios de la vacuna se encuentran:

  • dolores de cabeza,
  • retraso en la menstruación,
  • presión arterial alta,
  • pérdida del gusto,
  • incontinencia urinaria y
  • pérdida de la visión.

Tao también advirtió que si alguien sufre los efectos secundarios enumerados en el manual, no recibirá compensación por parte de la empresa.

Las autoridades eliminaron la cuenta de Tao poco después de que subiera sus hallazgos a Weibo.

Por su parte, el Dr. Sean Lin, ex investigador de virología del Instituto de Investigación del Ejército de los Estados Unidos, señaló que no se ha estudiado adecuadamente la eficacia de la vacuna Sinopharm en los chinos.

Los ensayos de fase III de la vacuna se llevaron a cabo en países extranjeros.

Lin señala que esto es problemático ya que las diferencias raciales tienen repercusiones en el sistema inmune.

Como tal, una vacuna probada en otras razas podría no funcionar como se espera en personas de origen chino.

También señaló que es irresponsable que Beijing inocule a millones de personas con la vacuna, sin ningún dato válido de su etapa inicial de desarrollo.

Recientemente, Beijing ordenó vacunarse a 50 millones de personas, que están clasificadas como de “alto riesgo”, para el 15 de febrero de este año.

El 19 de diciembre el Consejo de Estado publicó un aviso advirtiendo a la gente que se prepare para sufrir los efectos secundarios de las vacunas.

“Los efectos secundarios comunes incluyen principalmente dolor de cabeza, fiebre, enrojecimiento o bultos en el lugar de la inyección, tos, pérdida de apetito, vómitos y diarrea…

Los efectos secundarios negativos suelen aparecer a los 30 minutos de recibir la vacuna…

Después de recibir la vacuna [contra el virus del PCCh], todo el mundo tiene que seguir manteniendo una protección adecuada de la privacidad, como llevar máscaras, mantener la distancia social, lavarse las manos con frecuencia, etc, porque ninguna vacuna puede protegerte al 100 por ciento”, decía el aviso.

Además, el Consejo de Estado señaló que la vacuna sólo será efectiva contra el virus durante un período de seis meses a partir de la inoculación.

La Union Europea pide liberación de la periodista detenida en Beijing

La Unión Europea indicó al Partido Comunista Chino (PCCh) que libere a la ciudadana periodista Zhang Zhan, quien recientemente fue condenada a cuatro años de prisión por exponer el brote del coronavirus en Wuhan.

Zhang es la primera periodista conocida en China en ser castigada por el régimen comunista por cubrir la pandemia.

Se la acusó del delito de “buscar peleas y provocar problemas”, que el régimen comunista suele utilizar contra los disidentes.

Peter Stano, portavoz de política exterior de la UE comunicó:

“Las restricciones a la libertad de expresión, al acceso a la información, intimidación y vigilancia a periodistas, así como detenciones, juicios y condenas a defensores de derechos humanos, abogados e intelectuales en China, están creciendo y siguen siendo una fuente de gran preocupación.

Según fuentes fidedignas, durante su detención la Sra. Zhang fue sometida a tortura y malos tratos y su estado de salud se ha deteriorado gravemente.

Es crucial que reciba asistencia médica adecuada”.

Zhang fue arrestada por exponer la verdad del brote del virus del PCCh. (Imagen: pixabay CC0 1.0)

Presos por defender Derechos Humanos

Además del caso de Zhang, la UE expresó su preocupación por el abogado de derechos humanos Yu Wensheng, quien también fue condenado recientemente a cuatro años de prisión.

A sus abogados no se les permitió presentar su declaración de defensa, un derecho garantizado por la Ley de Procedimiento Penal del país.

La UE también pidió la liberación de los siguientes defensores de los derechos humanos que están en prisión por denunciar los crímenes del PCCh:

  • Li Yuhan,
  • Huang Qi,
  • Ge Jueping,
  • Qin Yongmin,
  • Gao Zhisheng,
  • Ilham Tohti,
  • Tashi Wangchuk,
  • Wu Gan y
  • Liu Feiyue.

A principios de febrero, Zhang captó la atención nacional cuando reveló lo que estaba sucediendo en Wuhan, el origen del virus del PCCh.

La periodista fue muy crítica con las laxas medidas del gobierno comunista que no lograron limitar el brote.

En mayo, Zhang desapareció. Un mes después, las autoridades chinas confirmaron que había sido arrestada.

Su acusación mencionaba que estaban “distribuyendo información falsa a través de texto, video y otros medios”.

Antes de comparecer en el tribunal el 28 de diciembre, Zhang había estado en huelga de hambre durante varios meses.

Se veía muy delgada y débil; su abogado admitió que no podía reconocerla.

Luego se ser anunciada la condena a prisión por cuatro años de Zhang, su madre entró en estado de desesperación.

Piden la libertad de Zhang

Barbel Kofler, el comisionado de derechos humanos en Alemania, pidió a Beijing que respetara los derechos humanos de sus ciudadanos y dijo que el deterioro de la salud de Zhang era “profundamente preocupante”.

Derechos Humanos de las Naciones Unidas tuiteó que a lo largo de 2020, habían planteado el caso de Zhang a las autoridades chinas.

La organización pidió la liberación de Zhang y señaló su arresto como un ejemplo de represión excesiva a la libertad de expresión relacionada con Covid-19.

Por su parte, el Instituto Internacional de Prensa (IPI), con sede en Viena, también criticó el castigo de Zhang.

En un comunicado Barbara Trionfi, Directora Ejecutiva del IPI dijo:

“La condena de Zhang Zhan por compartir información de interés público sobre la pandemia, es inaceptable y constituye una grave violación no sólo de sus derechos sino también del derecho de las personas a recibir información de diferentes fuentes, sobre un tema que está afectando enormemente a sus vidas…

A medida que el mundo se esfuerza por evaluar los orígenes, los patrones de difusión y las consecuencias del virus Covid-19, China está eludiendo sus responsabilidades y obligaciones al castigar a los periodistas que han contribuido a difundir información valiosa”.

Así también el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, exigió a Beijing que liberara a Zhang “de forma inmediata e incondicional”.

Acusó al PCCh de utilizar todos los medios necesarios para silenciar a las personas que cuestionan al partido.

Al censurar a Zhang, Beijing convirtió un brote controlable en una pandemia global mortal.

Pompeo afirmó que la mentira es una característica medular de los regímenes autoritarios y que es una amenaza para el mundo entero el temor de Beijing a la transparencia y la represión a las libertades fundamentales.

Secretos ancestrales para protegernos del COVID-19

Si hablamos del COVID-19, en apariencia ningún científico lo ha visto nunca, ni tampoco fue aislado, la sola mención de este virus ha lanzado al mundo entero a un frenesí de caos y miedo.

Es sabido que la humanidad encontró y superó muchas calamidades en nuestro viaje por el planeta Tierra.

Y hubo formas tradicionales, simples, fáciles y naturales de protegernos de cualquier enfermedad, virus o pandemia.

Muchas de las respuestas pueden encontrarse en las formas en que nuestros antepasados superaron sus dificultades.

El 2020 y los nuevos “estar en el mundo”

Durante el fatídico, o por lo menos agitado 2020, hemos experimentado estrictos, y nunca antes vistas, maneras de “estar en el mundo”.

Encierro, severas restricciones en los viajes, cierre de negocios, el trabajo, la escuela, el deporte, la práctica religiosa, las reuniones sociales y las compras, fueron totalmente cambiados, sin nombrar el uso obligatorio de un cubrebocas.

Este fantasmagórico virus cambio por completo la rutina diaria del mundo, obligando a la sociedad a vivir de una manera completamente diferente a la ya aprendida.

El Covid-19 afectó a todos los rincones del planeta, y la humanidad se vió en la lucha por sobrevivir a él.

En cuanto a la información que recibimos, tanto médicos, científicos, políticos y medios masivos de comunicación siguen haciendo afirmaciones confusas y contradictorias al respecto.

Hasta el día de hoy, ningún medicamento farmacéutico, probó ser realmente efectivo para curar el miedo al virus, o frenar su propagación.

Aunque recientemente se lanzó una vacuna, no garantiza su efectividad y la incertidumbre aparentemente sigue.

Volviendo a lo tradicional

La Medicina Tradicional China (MTC) es muy efectiva, y engloba la salud integral de la persona.

Según esto, cuando no se puede encontrar una cura efectiva, al menos se puede estimular el sistema inmunológico con energía positiva para ayudar a prevenir la enfermedad.

El cuerpo humano es verdaderamente asombroso; ya tenemos un sistema inmunológico que funciona a la perfección cuando esta equilibrado. Es decir, cuando nos concentramos no solo en la salud fisica, sino también en la espiritual.

Algo maravilloso que tenemos como humanos es poder ser seres pensantes, y de la mano del pensamiento viene el libre albedrío, así que siempre podemos elegir cómo pensar sobre cualquier condición o situación que vivimos.

Y en este caso, el  COVID-19 no es una excepción.

La teoría de la medicina tradicional china sobre la salud y el equilibrio es muy poderosa y a la vez muy simple.

Al llenar tu cuerpo con energía positiva, elevas el sistema inmunológico, y cuando este se encuentra sano y fuerte, cualquier enfermedad se mantiene fuera de tu campo.

Coraje. (Imagen: Pixabay / CC0 1.0)

De acuerdo con la teoría de la medicina tradicional china, primero debes saber cuál es la sustancia, o característica de un patógeno. Una vez que entiendas esto, puedes encontrar una manera de neutralizarlo.

El yin y el yan como naturaleza universal

La Medicina tradicional China clasifica todo lo existente de acuerdo a los principios universales del yin y el yang, los cuales tienen que mantenerse siempre en perfecto equilibrio.

Las condiciones médicas y sus tratamientos también caen en estos dos grupos.

Si hay demasiada energía “yang” en el cuerpo o en un órgano, esto puede ser equilibrado impulsando el órgano con más energía “yin”, y viceversa.

Los casos de estas dos categorizaciones son: caliente y frío, día y noche, claro y oscuro, hombre y mujer, pesado y ligero…

Hoy en día, la mayoría de los médicos tradicionales chinos comparten la creencia común de que un virus es una sustancia fría.

Siendo fríos por naturaleza, las temperaturas calientes pueden superarlos. De hecho, el calor es fatal para un virus como el COVID.

Entonces, una vez que sabemos que el virus tiene un defecto letal, podemos hacer algo al respecto.

La Universidad de Tianjin de MTC dice que hay dos factores que se pueden usar para infundir energía positiva en el cuerpo con el fin de ayudar a fortalecer el sistema inmunológico y prevenir enfermedades.

Uno es un factor externo, y el otro es un factor interno.

El factor externo: la luz del sol

La luz del sol es la fuente de energía exterior más abundante en el planeta Tierra.

Proporciona la energía que las plantas necesitan para crecer, y ellas, a su vez, nos proporcionan parte de los alimentos y la energía que necesitamos para vivir.

Del mismo modo que las plantas, los humanos también podemos obtener energía directamente del Sol.

Para nuestro bienestar, obtenemos energía directamente del sol. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

De manera similar a una batería que necesita una carga, el cuerpo puede agotar su energía y necesitar una recarga.

Pasar algún tiempo al sol es una forma fácil de dar energía al cuerpo y añadir energía positiva. Y lo mejor de todo: la naturaleza no cobra nada por los beneficios que nos brinda.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de llenar el cuerpo con toda esta buena energía?.

La mejor manera es pasar algún tiempo al aire libre, un horario adecuado podría ser alrededor de las 9 o 10 de la mañana.

Sentarse con la espalda expuesta directamente al sol durante unos 30 minutos producirá una corriente cálida en todo el sistema circulatorio y llenará todo el cuerpo de energía.

El recibir luz solar directa, no sólo nos ayudará a experimentar la energía positiva circulando en nuestro cuerpo, sino que también experimentará una mejora en el estado de ánimo

De acuerdo con la teoría de la medicina china, esto ayudará a evitar que el virus del COVID ataque nuestro sistema corporal.

El factor interno: refuerzo inmunológico

Así que, si el sol es la mejor fuente externa de buena energía…

¿Qué es una buena fuente interna?

En este caso, la raíz de jengibre es considerada una fuente interna, ya que su consumo tiene muchos beneficios para nuestra salud.

Al igual que el sol, el jengibre es fácil de conseguir y fácil de usar, e incluso fácil de cultivar.

Una forma simple de aprovechar los beneficios del jengibre es tomar un trozo grande de él, cortarlo en rodajas y hervirlo en una olla de agua durante unos 20 minutos.

También puedes añadir algunos dátiles rojos o bayas de goji para endulzarlo un poco.

Estos dos ingredientes, junto con el jengibre, funcionan para calentar el cuerpo, aumentando el calor interno. Esto puede ser un buen destructor del COVID.

Una buena idea es beber unas 7 onzas (esto es un poco menos de una taza, o 200 ml) de este líquido caliente cada mañana antes del desayuno.

Esto llenará tu cuerpo con calor, y actuará para evitar que el coronavirus de naturaleza fría lo invada.

A tray containing ingredients for Chinese medicine
El jengibre te da calor interior. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Tener un buen conocimiento del virus y su naturaleza puede ayudar a protegernos de él.

Siguiendo esta teoría en la MTC, puedes llenar tu cuerpo con energía positiva de fuentes internas y externas, estimular tu sistema inmunológico y mantener alejado al COVID-19.

Buenos pensamientos, palabras y acciones

Hay un dicho en China que dice así:

“Si tu cuerpo está lleno de una fuerte energía positiva, la energía negativa no tendrá donde quedarse”.

Los antiguos creían que la energía positiva también provenía de nuestros buenos pensamientos, palabras y acciones.

De hecho, creían que las pandemias se producían cuando la moralidad de la humanidad había caído a un punto peligroso.

Vieron estas cosas como una señal de advertencia del Cielo, y creían que, si la humanidad podía mirar en su interior, corregir sus malas acciones y pedir perdón, las cosas negativas cambiarían su resultado.

El COVID-19 causó una alarma y un cambio grande a nivel mundial.

En este tiempo, descubrimos la importancia que es mantenernos sanos y seguros.

Con una fuerte creencia en Dios, un corazón recto, siendo amable con los demás, manteniéndo una dieta equilibrada y nutritiva, una sanidad adecuada, aire fresco y sol, y viviendo en armonía con el Cielo y la Tierra:

Lo que vendrá a nuestra vida será algo bueno…