Tambalean las naciones pobres bajo la tensión financiera del Covid-19 - Vision-Times-en-Español
Acontecimientos del Mundo, Actualidad

Tambalean las naciones pobres bajo la tensión financiera del Covid-19

Today, the Chinese Communist Party (CCP) virus, which is known by other names, such as the coronavirus or COVID-19, is ravaging the entire world with worry. (Image: via pixabay / CC0 1.0)
Spread the love

El brote de Covid-19 ha llevado a muchas naciones en desarrollo, al borde de una crisis financiera.

Estos países no sólo tienen dificultades para conseguir suficiente dinero para mantener sus economías en funcionamiento, sino que muchos de ellos no están en condiciones de reembolsar los miles de millones de deuda, que ya han obtenido de países y entidades extranjeras.

Por ello, se ha hecho un llamamiento a la cancelación de las deudas de los países pobres, una medida que podría terminar creando problemas no sólo para los prestamistas, sino también para los beneficiarios de las deudas.

El dilema de la pobreza

Según un estudio de la Institución Brookings, las naciones en desarrollo tienen deudas externas por valor de 11 mil millones de dólares, de los cuales 3 mil novecientos millones deben ser pagados este año.

aviso

Un análisis de la Campaña de la Deuda del Jubileo encontró que casi 64 gobiernos de bajos ingresos gastaron más dinero en el servicio de los pagos de la deuda externa que en el cuidado de la salud de sus propios ciudadanos. Y esto fue antes de que la pandemia COVID-19 comenzara.

Con los gobiernos gastando más dinero en el control del brote viral, muchos dudan de que puedan pagar las deudas que vencen este año. Algunos han pedido a los prestamistas que cancelen las deudas para que el dinero ahorrado pueda ser dirigido a la lucha contra COVID-19 y a proporcionar alivio a la gente.

Las naciones del G20 anunciaron recientemente la suspensión temporal de los pagos de la deuda de algunos de los países más pobres del mundo.

Esto tiene el potencial de inyectar cerca de 20.000 millones de dólares en los sistemas de salud de estas naciones. El Banco Mundial y el FMI también han anunciado programas de alivio de la deuda.

Además, se han establecido líneas de crédito especiales para proporcionar fondos adicionales para ayudar a los países a superar el coronavirus del PCCh.

(Image via pixabay / CC0 1.0)
El alivio de la deuda del G20 permitirá a los países pobres destinar unos 20.000 millones de dólares a la atención sanitaria. (Imagen: via pixabay / CC0 1.0)

En África, muchos exigen que China cancele algunas de las deudas de los países del continente.

Sin embargo, como la mayoría de estos préstamos son proporcionados por los bancos de políticas de Beijing y los bancos comerciales estatales, esto podría ser un problema.

“Estos bancos están enfocados en obtener el reembolso, con intereses. Casi nunca perdonan los préstamos, aunque considerarán la posibilidad de facilitar los plazos de reembolso caso por caso…

Es muy poco probable que estos bancos emitan una exención general de los reembolsos de los préstamos para todos los deudores africanos”,

dijo Bradley Parks, director ejecutivo del laboratorio de investigación AidData, al South China Morning Post.

El problema de la cancelación de deudas

La llamada a la cancelación de deudas es un mal movimiento financiero tanto para el deudor como para el acreedor. Para el acreedor, significaría una pérdida de pago tanto de la cantidad de capital prestado como de los intereses. El acreedor no tendrá otra opción que cancelar el préstamo como pérdida.

Esto afectará a los beneficios y al balance del acreedor, que podrá decidir si incluso podrá sobrevivir. Si quedan demasiados préstamos sin pagar, los bancos y otras instituciones financieras que prestaron el dinero podrían cerrar, lo que aumentaría las dificultades financieras mundiales.

Si el acreedor es una entidad respaldada por el Estado, entonces los gobiernos que le apoyan tendrán que soportar las pérdidas.

(Image via pixabay / CC0 1.0)
Presionar a los prestamistas para que cancelen las deudas nunca es una buena idea. (Imagen: via pixabay / CC0 1.0)

Para el deudor, la cancelación de los préstamos empañará su reputación y creará más dificultades al tratar de obtener préstamos en el futuro.

Después de todo, ¿qué inversor va a prestar dinero a una entidad o país que presionó a los prestamistas anteriores para cancelar sus deudas?

Incluso si estos países son capaces de obtener préstamos, los prestamistas probablemente cobrarán tasas de interés más altas o requerirán activos nacionales adicionales como garantía.

Los prestamistas respaldados por el Estado pueden incluso exigir más influencia política a nivel local. Son peticiones que las naciones pobres no podrán evitar en su desesperada necesidad de obtener fondos.

Por ello, la solución ideal para todos es que los pagos de la deuda se pospongan en lugar de cancelarse.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.