Un buen corazón es el mejor Fengshui - Vision-Times-en-Español
China Antigua, Inspiración

Un buen corazón es el mejor Fengshui

Spread the love

En el pasado, había un hombre que quería construir una casa e invitó a un maestro de Fengshui a verificar la ubicación.

Cuando se acercaron, vieron pájaros volando de unos árboles, entonces, el hombre le dijo al maestro de Fengshui:

“Mejor, hagamos esto en otra ocasión. Debe haber niños trepando a los árboles para recoger duraznos, y están asustando a los pájaros. Si vamos allí ahora, podemos asustar a los niños; y no quiero que ellos se caigan de los árboles”.

El maestro de fengshui respondió:

“No necesitas que verifique la ubicación. Tu amable corazón es el mejor fengshui. No importa dónde construyas la casa, sin duda te traerá una vida tranquila y una buena fortuna”.

Un buen sitio donado para una escuela

Fan Zhongyan, de la Dinastía Song del Norte, fue un famoso político y escritor, quien es bien recordado por los versos de su libro Memorial de la Torre de Yueyang.

aviso

“No se emocionen por las cosas, ni se entristezcan por su destino.”

“Preocúpate antes de que otros se preocupen; sé feliz después de que otros sean felices.”

Creyendo en las enseñanzas budistas, era un funcionario honesto y recto. Amaba a la gente y reconocía la importancia de la educación.

Ceramic figurine depicting a Chinese scholar.
Fan Zhongyan, de la dinastía Song del Norte, amaba a la gente y reconocía la importancia de la educación. (Imagen: Quinn Dombrowski a través de flickr CC BY-SA 2.0)

Un día compró un terreno para construir una casa. Un maestro de fengshui lo inspeccionó y le dijo que el lugar era excelente: la suerte y la fortuna se disfrutarían allí por muchas generaciones.

Después de escuchar estas palabras, Fan Zhongyan donó el terreno para construir una escuela. Quería que los niños tuvieran la oportunidad de estudiar.

Pensó:

“Dejar que los hijos y nietos de todo el pueblo tengan éxito y sean prósperos, es mejor que dejar que sólo mi familia reciba las bendiciones.”

Los cuatro hijos de Fan Zhongyan crecieron como personas con talento y todos desarrollaron exitosas carreras oficiales.

El clan Fan y las generaciones sucesivas se mantuvieron prósperos durante 800 años.

Fueron tremendamente bendecidos por la buena acción de Fan Zhongyan y su fidelidad a la regla de “preocuparse antes de que otros se preocupen; ser feliz después de que otros sean felices”.

El regreso de un cinturón de jade, cambió su destino

Los antiguos creían en la importancia de la virtud por encima de las ganancias personales.

A menudo ayudaban a los necesitados y trataban a las personas y situaciones que encontraban de forma amable.

Ellos decían:

“Las bendiciones vendrán y la desgracia se irá como resultado”.

“El punto de vista de uno viene del propio corazón; cámbiese a sí mismo, para cambiar las adversidades”.

Durante la Dinastía Tang, un joven llamado Pei Du conoció a un eminente monje.

El monje después de mirarle a la cara al joven, le dijo que estaba condenado a ser un mendigo y que moriría de hambre en la calle.

Un mes más tarde, Pei Du se encontró con el monje de nuevo, y después de mirar sus claros ojos, le dijo a Pei Du que su futuro sería próspero y se convertiría en canciller.

Alleyway between stone buildings.
El monje le dijo a Pei Du que estaba condenado a ser un mendigo, muriendo de hambre en la calle. (Imagen: via Bibi Pace via Unsplash)

Pei Du estaba desconcertado. “Hace un mes dijiste que moriría de hambre en la calle y ahora dijiste que seré canciller. ¿Y eso por qué?”

El monje respondió:

“Has hecho una buena acción después de mis predicciones. Esto no sólo ha eliminado la desgracia, sino que también ha cambiado tu destino”.

Lo que sucedió fue que Pei Du encontró un cinturón de jade en la calle. Esperó al dueño, pero después de un día entero de espera, nadie llegó.

Otros dijeron: “Has esperado tanto tiempo. Eso es suficiente. Ya que eres tan pobre, ¿por qué no te quedas con el cinturón de jade para ti?”.

Pei Du se negó e insistió en esperar. El dueño finalmente apareció y quiso pagarle por su buena acción. Pei Du rechazó la oferta.

El joven esperó simplemente porque pensó que era lo correcto.

Cuando la gente exhiba buenas cualidades, como mantener pensamientos amables, ser generosa, conservar la paz mental, ser positiva y diligente, serán protegidos y bendecidos por el Cielo.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.