Un mendigo con poderes sobrenaturales pintó un dragón que cobró vida - Vision-Times-en-Español
China, China Antigua

Un mendigo con poderes sobrenaturales pintó un dragón que cobró vida

Spread the love

En el callejón Dajing de la ciudad de Hangzhou, hay una tienda de medicina china con el nombre Zhu Yangxin. Según la leyenda, había un mendigo llamado Li Tieguai, era cojo y sus piernas y pies estaban dañados.

Un día, el mendigo fue a la tienda y le rogó al dueño:

– “¡Señor! Tengo hambre y mis pies están muy hinchados y me duelen. Por favor, sea misericordioso y deme alguna medicina para ayudarme!”

Aunque el dueño y su familia estaban sentados para comer, al oír el grito de dolor el tendero dejó inmediatamente de comer y fue a la puerta.

aviso

Al ver a un mendigo cojo con un cuerpo delgado, una cara amarillenta, ropa andrajosa, con sus piernas ensangrentadas y sus pies gangrenados, su corazón de compasión emergió y sintió que el mendigo era lastimoso.

El dueño le dio algo de dinero al mendigo, le consiguió comida de su propia mesa para comer, limpió cuidadosamente sus heridas y le aplicó el mejor ungüento.

Después de agradecer al dueño de la tienda, el mendigo se alejó tambaleándose y se fue.

(Image via pixabay / CC0 1.0)
El dueño de la tienda ayudó al mendigo dándole de comer de su propia mesa. (Imagen: via pixabay / CC0 1.0)

 

A partir de entonces, este mendigo cojo vino todos los días a la tienda para pedir tratamiento médico. Cada vez, el dueño le daba algo de dinero, le cambiaba las vendas, le ponía ungüento en los pies y lo trataba con compasión y consideración.

Unos días después, los pies del mendigo se recuperaron. El mendigo volvió a la tienda para agradecer al dueño diciéndole:

“¡Señor, usted es tan caritativo, se esforzó mucho para curarme los pies! No sé cómo devolverle su gran bondad. Ahora sólo puedo dibujar un dragón con tinta al agua para usted, ¡lo cual es útil! Si un día hay un incendio, el dragón pintado se convertirá en un dragón real y rociará agua para apagar el fuego”.

Después de hablar, le pidió al dueño que le trajera un papel y un gran pincel. El dueño dijo:

– “Lo siento, no tenemos un pincel grande, sólo uno pequeño”.

El mendigo respondió:

– “Está bien. Trae una escoba”.

Entonces el tendero le pidió a su asistente que trajera una escoba y un pedazo de papel. Vio al mendigo coger la escoba, mojarla en tinta y agitarla contra el papel.

Instantáneamente, un dragón negro vivo y real apareció frente a él, con la tinta aún húmeda y chorreando. Tan pronto como terminó el cuadro, el mendigo se levantó en el aire y se fue como una brizna de humo.

Cuando el tendero lo vio, supo que era un dios.

(Image via pixabay / CC0 1.0)
El mendigo mojó una escoba en tinta y la agitó contra el papel. (Imagen: via pixabay / CC0 1.0)

 

Unos años más tarde, hubo un gran incendio en esa zona que quemó las casas contiguas. Sólo el almacén de medicinas Zhu Yangxin permaneció intacto, sin ningún daño. Este evento demostró el mágico poder de la pintura.

Un día, unos ladrones vieron que esta pintura era mágica y quisieron robarla. Pero, extrañamente, cuando por la noche se colaron en la tienda, la obra de arte se dividió de repente en dos, luego en cuatro y después se convirtió en cientos de cuadros.

Todas las imágenes eran idénticas. Los ladrones estaban deslumbrados y confundidos. No sabían cuál era la verdadera y se retiraron en pánico.

Así fue que la tienda de medicinas pudo preservar el cuadro durante muchos años y la historia se hizo conocida.

Traducido por Joseph Wu y editado por Helen

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.