Una conmovedora historia de consideración filial y pensamiento hacia los demás - Vision-Times-en-Español
China, China Antigua

Una conmovedora historia de consideración filial y pensamiento hacia los demás

Spread the love

En la Dinastía Qing, vivía en Jiading al sur del río Yangtsé, Qin Dacheng, él mostraba respeto filial a su madre y siempre era considerado con los demás.

Cuando algo hacía infeliz a su madre, Dacheng siempre se arrodillaba para pedirle perdón. Con un bajo ingreso familiar, comía frugalmente para que su madre comiera bien.

Su piedad filial conmovía a mucha gente a su alrededor.

Más tarde, después de la muerte de su esposa, Dacheng quiso volver a casarse. En su noche de bodas, la novia lloró amargamente.

aviso

Dacheng le preguntó la razón y descubrió que había estado comprometida con un hombre que estaba enamorado de ella, pero sus padres pensaron que la familia de su prometido era demasiado pobre y la obligaron a casarse con la familia Qin.

Después de entender toda la situación, Dacheng contactó inmediatamente al hombre y les pidió que se casaran esa noche. Le dio todos los artículos que compró para el matrimonio a la pareja recién casada.

También tomó la iniciativa de ir a la familia de la novia, le dijo a sus padres lo que había pasado y les pidió que no culparan a la nueva pareja. Los padres de las dos familias estaban satisfechos con lo que había hecho.

En el año 28 de Qianlong, Dacheng aprobó el examen provincial. Dai Diyuan, que era el revisor, encontró que la caligrafía de Dacheng en los exámenes era pobre y le comentó:

“El nivel actual de su caligrafía sólo puede obtener el tercer grado si asiste a la prueba de ingreso en el futuro. Si practicas más, tal vez puedas obtener el segundo grado”.

Un revisor encontró que la caligrafía de Dacheng era pobre y le aconsejó que la mejorara antes de tomar más exámenes. (Imagen: captura de pantalla / YouTube )

 

Después de eso, Dacheng practicó diligentemente la caligrafía e hizo muchos progresos. Posteriormente, cuando asistió al examen de ingreso, su caligrafía definitivamente había mejorado.

Liu Tongxun, que era responsable de la puntuación del examen de salón, era un funcionario honrado. En la calificación, Chu Tingzhang, que venía de Changzhou, al sur del río Yangtsé, se clasificó en primer lugar, pero Dacheng fue el número 11.

Cuando se prepararon los 10 mejores exámenes para enviarlos al emperador para su revisión y aprobación real, uno de los compañeros de Chu Tingzhang, que era otro revisor del examen de salón y tenía un rencor personal hacia él, le dijo al examinador Liu Tongxun:

“El público conoce a los tres mejores candidatos que calificamos y han estado listos para recibirlos”.

Al escuchar esto, el examinador Liu se irritó y preguntó:

“¿Piensan que he mostrado favoritismo al calificar los exámenes?”

Así que el examinador Liu reemplazó los exámenes de los 10 primeros con los de la clasificación 11 a 20 y los presentó al emperador para su revisión.

Dacheng en el número 11 se convirtió en el número 1 y quedó en el primer lugar en el examen de salón.

Más tarde, la gente que conocía la historia interna exclamó:

“¡Los Cielos han hablado! Ayudar a Qin Dacheng, que era filial y reflexivo, a ser el primero en el examen de ingreso, es la encarnación de la justicia del Cielo”.

Traducido por Joseph Wu y editado por Helen

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.