Una historia de espías: intento chino de infiltrarse en investigaciones australianas - Vision-Times-en-Español
Acontecimientos del Mundo, Actualidad

Una historia de espías: intento chino de infiltrarse en investigaciones australianas

Spread the love

El año pasado salió a la luz el intento de un espía chino de hacerse con el control de una empresa de biotecnología australiana, e infiltrarse en el edificio de la Organización de Investigación y Científicas de la Commonwealth (CSIRO).

El espía, Brian Chen, estaba también involucrado en la expansión de la influencia del Partido Comunista Chino (PCCh) en la política australiana.

La infiltración

Imunexus es una compañía australiana que investiga y desarrolla anticuerpos.

En 2017, su puesta en marcha aseguró el segundo lugar en un concurso de biotecnología en Shenzhen, China. Poco después, el fundador de la empresa George Kopsidas, fue contactado por Chen, quien se hizo pasar por el director general de una empresa llamada Prospect Time.

aviso

Chen quería tomar una participación mayoritaria en Imunexus por 10 millones de dólares y le dijo a Kopsidas que tenía un respaldo financiero de cientos de millones de dólares, que podría ayudar a que los productos biotecnológicos llegaran a un mercado más amplio.

“Lo que Brian quería hacer era iniciar una compañía de biotecnología completa en Australia, una compañía farmacéutica… Quería desarrollar productos y llevarlos a fabricación, comercialización y venta”,

explicó Kopsidas a The Age.

Además, Chen también quería arrendar una parte significativa del edificio de Parkville CSIRO, en el que se encontraban las oficinas y el laboratorio de Imunexus.

Kopsidas señala que Chen en realidad quería arrendar un ala entera del edificio. Las negociaciones entre las dos partes fracasaron cuando Kopsidas encontró que los términos del trato estaban muy sesgados a favor de Chen.

CSIRO es una agencia gubernamental que está involucrada en la investigación científica de vanguardia.

El organismo es responsable de la invención de la espectroscopía de absorción atómica, el primer billete comercial de polímero de éxito en el mundo, la introducción de varios controles biológicos en Australia y del desarrollo de algunos componentes importantes esenciales en la tecnología WiFi.

En 2013, una brecha de datos en CSIRO se relacionó con un ciudadano chino. Posteriormente, la agencia asignó millones de dólares para reforzar sus defensas de seguridad cibernética.

CSIRO es una agencia gubernamental australiana que está involucrada en la investigación científica de vanguardia. (Imagen: Captura de pantalla / YouTube)

Intento de exploración interna

Alex Joske, analista del Instituto Australiano de Política Estratégica, advirtió que es arriesgado que una empresa de propiedad extranjera se establezca en las instalaciones de CSIRO. Esto daría a los espías acceso a ciertas secciones de las instalaciones del CSIRO, facilitando el trabajo de exploración.

Un portavoz de CSIRO declaró que la organización no tenía conocimiento del intento de Chen de apoderarse de Imunexus y que disponía de medidas para protegerse de las amenazas procedentes de entidades extranjeras.

También se sabe que Chen ofreció a Bo Zhao, concesionario de automóviles de lujo de Melbourne, una “suma de siete cifras” para que se presentará como candidato a un cargo en el parlamento federal del país.

El incidente salió a la luz después de que Zhao informara de la oferta de Chen a la Organización de Inteligencia de Seguridad Australiana (ASIO). El Primer Ministro Scott Morrison calificó el intento de instalar un espía del PCCh dentro del parlamento, como “profundamente inquietante”.

Desafortunadamente, Zhao fue encontrado muerto en una habitación de motel este marzo. Chen logró salir de Australia y aparentemente no tiene intención de regresar.

Amenazando los planes navales

Los espías chinos también son una amenaza para las ambiciones navales de Australia. El departamento de defensa del país ha revelado que agentes extranjeros están planeando robar secretos militares, así como frustrar proyectos de construcción naval multimillonarios.

Las amenazas extranjeras buscan información clasificada sobre la capacidad marítima actual y futura de Australia para socavar el país y promover sus propios intereses.

Aunque el departamento de defensa no nombró ningún país, los expertos opinan que una de las “amenazas extranjeras”, definitivamente es China.

Los espías chinos también son una amenaza para las ambiciones navales de Australia. (Imagen: Captura de pantalla / YouTube)

Australia está considerando construir 54 buques de guerra en las próximas dos décadas, que es su mayor reforma de defensa desde la Segunda Guerra Mundial.

El trabajo de construcción se lleva a cabo principalmente en el astillero naval de Osborne, ubicado en las afueras de Adelaide. Se dice que espías extranjeros apuntan a los contratistas ubicados alrededor del astillero.

En 2017, China también abrió un consulado permanente en Adelaida. Con 5.600 metros cuadrados, el consulado es bastante grande y ha despertado sospechas de que podría usarse para actividades de espionaje.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.