Vídeo de modelo uigur expone horrores de campo de concentración en Xinjiang - Vision-Times-en-Español
Actualidad, Derechos Humanos

Vídeo de modelo uigur expone horrores de campo de concentración en Xinjiang

Spread the love

Merdan Ghappar es un uigur de 31 años que ha trabajado como modelo para numerosas marcas de ropa. Fue arrestado en enero de este año, por las autoridades chinas y fue enviado a un centro de detención.

No se ha sabido de él desde marzo. Afortunadamente, Ghappar pudo filtrar un vídeo y algunos mensajes de texto, que terminaron en manos de la BBC.

Detenido y torturado

En agosto de 2018, Ghappar fue arrestado por primera vez en su vida. Fue sentenciado a 16 meses de cárcel por los cargos de vender cannabis, una acusación que sus amigos niegan con vehemencia y afirman que fue inventada.

Permaneció en prisión durante más de un año y fue liberado en noviembre de 2019. Pero un mes después, la policía se acercó a él y le pidió que regresara a su ciudad natal en Xinjiang, para completar un proceso de registro.

aviso

Y en enero de 2020, fue escoltado de regreso a la región de Xinjiang, para que nunca más se lo volviera a ver. Su familia estaba convencida de que habían enviado a Ghappar a un campo de concentración.

Más de un mes después de su desaparición, la familia de Ghappar recibió el sobresalto de su vida: el joven de 31 años estaba usando un teléfono celular dentro del centro de detención, para comunicarse con el mundo exterior.

En el vídeo, se muestra a Ghappar en una habitación casi vacía con ventanas de malla de acero y paredes mugrientas. Su ropa está sucia y su muñeca izquierda ha sido esposada a la cama, que es básicamente el único mueble en toda la habitación.

Los tobillos de Ghappar se ven hinchados. En una serie de mensajes de texto, Ghappar explica la lamentable condición de su existencia en el campo.

Su ropa está sucia y su muñeca izquierda ha sido esposada a la cama, que es básicamente, el único mueble en toda la habitación. (Imagen: YouTube / Captura de pantalla)

En la habitación en la que estuvo detenido, que tiene menos de 50 metros cuadrados, Ghappar fue alojado con otras 50 o 60 personas.

Todas las personas se vieron obligadas a llevar una capucha negra, grilletes en las piernas, esposas y una cadena de hierro que conectaba los grilletes con las esposas.

“Levanté la capucha que tenía en la cabeza y le dije al policía que las esposas estaban tan apretadas que me lastimaban las muñecas… Me gritó ferozmente, diciendo: ‘Si te vuelves a quitar la capucha, te golpearé hasta la muerte’. Y después eso, no me atreví a hablar… Morir aquí es lo último que quiero”,

decía uno de los mensajes de texto, según informa la BBC.

Los reclusos se vieron obligados a compartir algunos tazones y cucharas de plástico para alimentarse. Muchos de ellos terminaron teniendo piojos.

Ghappar escuchó constantemente fuertes gritos provenientes de otras áreas de la prisión, que cree que eran salas de interrogatorio. Cuando estalló Covid-19, se observaron bloqueos y restricciones de manera muy estricta en Xinjiang.

Ghappar relata un caso en el que cuatro hombres fueron llevados a prisión y golpeados, porque habían jugado baloncesto afuera.

Los hombres tenían las nalgas abiertas y no podían sentarse como resultado. La policía hizo que todos en la prisión usaran máscaras, a pesar de que ya llevaban capuchas.

Después de enviar algunos mensajes al mundo exterior, Ghappar dejó de comunicarse y desde entonces no se ha recibido ningún mensaje suyo.

Cuando se les preguntó sobre el encarcelamiento y las esposas de Ghappar, las autoridades chinas afirmaron que había cometido actos de autolesión y violencia contra la policía.

Sin embargo, su tío Abdulhakim descarta las declaraciones, diciendo que cualquier daño que haya sufrido Ghappar fue infligido por funcionarios chinos.

Profanación de mezquita

Beijing habría destruido una mezquita en la región de Xinjiang y construido un baño público en su lugar. La mezquita, ubicada en la aldea Suntagh de Atush, fue demolida en 2018.

El baño fue construido por camaradas chinos Han, pero aún no está abierto. Una fuente anónima de la región que habló con Radio Free Asia, reveló que el lugar nunca necesitó un baño público. Él piensa que el baño se ha construido para cubrir las ruinas de la mezquita destruida.

China lleva varios años demoliendo mezquitas en Xinjiang. (Imagen: Pixabay / CC0 1.0)491/5000

Otra mezquita en la región,  demolida en 2019, ha sido reemplazada por una tienda que vende cigarrillos y alcohol. La destrucción y profanación de estos sitios religiosos, son parte del programa gubernamental de “Rectificación de mezquitas” lanzado en 2016.

Según esta campaña, se dice que casi el 70 por ciento de las mezquitas en Xinjiang, han sido demolidas bajo el pretexto de “seguridad social”.
aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.