Virus, libros y profecías - Vision-Times-en-Español
Paradigmas

Virus, libros y profecías

Spread the love

En 2008, Sylvia Browne lanzó un libro llamado “Fin de los días: predicciones y profecías sobre el fin del mundo” en el que escribió sobre una neumonía que se extendería por todo el mundo.

Curiosamente, tiene similitudes con el brote actual del Coronavirus.

Predicciones sobre el coronavirus

“Alrededor de 2020, una enfermedad grave similar a la neumonía se extenderá por todo el mundo, atacando los pulmones y los bronquios y resistiendo todos los tratamientos conocidos.

Casi más desconcertante que la enfermedad en sí será el hecho de que de repente desaparecerá tan rápido como ha llegado, atacará nuevamente 10 años después y luego desaparecerá por completo”,

predijo el libro (Express).

El coronavirus induce síntomas similares a la neumonía mientras también ataca el sistema respiratorio.

aviso

Sin embargo, queda por ver sí desaparece rápidamente como Sylvia previó, algo que el mundo quiere desesperadamente que suceda en este momento.

Entonces, ¿tenía Sylvia poderes psíquicos que le permitieron hacer una predicción algo precisa o es todo una coincidencia?

En primer lugar, la mayoría de sus predicciones no han resultado ser ciertas. Sylvia ha enfrentado fuertes críticas por tales predicciones falsas. También se enfrentó a cargos criminales en 1992 por robo.

Como tal, es probable que Sylvia simplemente haya tenido suerte al predecir el Coronavirus.

Esto es similar al “teorema del mono infinito”, que postula que si los monos siguen presionando una máquina de escribir por la eternidad, es inevitable que escriban algunas palabras inteligibles.

Predictions of disease outbreaks have a high probability of coming true since such outbreaks do usually happen. (Image: pixabay / CC0 1.0)
Las predicciones de brotes de enfermedades tienen una alta probabilidad de hacerse realidad, ya que estos brotes generalmente ocurren. (Imagen:  pixabay / CC0 1.0)

 

Del mismo modo, si haces cientos de predicciones, las posibilidades de que al menos algunas de ellas se conviertan en realidad se vuelven altas.

Esto es especialmente cierto para algo tan vago como una enfermedad. Dado que los brotes infecciosos son comunes en la historia humana, es lógico que tales brotes también ocurran en el futuro.

Por lo tanto, una predicción sobre una enfermedad futura tiene una mayor probabilidad de materializarse.

Otras predicciones

Y no es solo el libro de Sylvia el que parece haber predicho el coronavirus.

Un libro de 1981 de Dean Koontz titulado The Eyes of Darkness hizo algo similar, pero este libro fue aún más específico.

“Llaman al material (virus) ‘Wuhan-400’ porque se desarrolló en sus laboratorios RDNA fuera de la ciudad de Wuhan, y fue la cepa cuatrocientos viable de organismos creados por el hombre en ese centro de investigación”,

escribe Koontz, en el libro (South China Morning Post).

Wuhan es el epicentro del brote del virus del PCCh. Cuando hay demasiadas coincidencias, como con Koontz, entonces es algo en lo que pensar.

El futuro del coronavirus

En 1918, la gripe española terminó infectando a unos 500 millones de personas en todo el mundo.

Después de la Primera Guerra Mundial, la propagación de la gripe disminuyó ya que quienes sobrevivieron habían desarrollado inmunidad contra el virus.

“Si el virus entra en contacto con otra persona pero esa persona no es susceptible a la enfermedad, entonces esa cadena de transmisión se apaga.

Si una persona infecta a dos, esas personas juntas infectan a cuatro y así sucesivamente y, eventualmente, el virus se queda sin personas susceptibles de infectar”,

de acuerdo a Live Science.

 

La gripe española de 1918 terminó infectando a unos 500 millones de personas en todo el mundo. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

 

Se espera también que ocurra algo similar en el caso del Coronavirus.

Existe la posibilidad de que la infección disminuya a medida que el clima se calienta. Sin embargo, puede recuperarse tan pronto como llegue el otoño y el invierno.

También existe la posibilidad de que el virus eventualmente mute de una manera que la infección rápida se vuelva difícil.

Por ejemplo, el virus del SARS de 2002 se extendió rápidamente a 26 países, creando un pánico global. Sin embargo, el brote pronto desapareció ya que el virus había mutado y se volvió más difícil de transmitir.

Nota del Editor: En Vision Times consideramos que el Coranavirus debería llamarse #virusdelpcch (Virus del Partido Comunista Chino) por las razones mencionadas en este link.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.